Cura al vacío.

Los curas también son personas, debajo de la sotana tienen inquietudes, filias y fobias; incluso aficiones. Igual que los policías, un cura es cura todo el tiempo, siempre está preparado para ocuparse de un asunto de fe; pero también tiene tiempo libre para leer libros que no sean la puta Biblia o ir a patinar.

Un cura que quiere saltar en paracaídas y se apunta a un curso. Desde pequeño le gustaban las historias de pilotos y siempre quiso saltar de un avión. No se diferencia de los demás paracaidistas, el alzacuellos apenas se ve cuando lleva ese traje raro de plástico que se ponen todos; no hace nada raro, no se lanza con los brazos en cruz ni reza mientras cae ni nada raro.
Pero podría rezar eh, no me refiero a rezar por miedo nada de rezar deprisa pidiendo que el paracaídas no falle; me refiero a rezar con tranquilidad a un rezar profesional creyendo en cada palabra. Los paracaidistas veteranos también podrían rezar con esa  concentración pero no tendrían en absoluto el convencimiento que tiene un cura y paralelamente un cura que haya saltado unas cuantas veces podrá caer igual que un experto.

Pero el cura de esta historia no reza cuando se tira en paracaídas, no reza en su tiempo libre; es muy profesional, no quiere dar mala imagen pareciendo un fanático religioso. Disfruta de las vistas sonriendo mientras baja hasta el suelo.

Anuncios

Suelta lo tuyo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s