Adulteración

Un heroinómano de los de toda la vida, de los de los ochenta, de los que no se quitan el cinturón del brazo porque nunca saben cuando va a caer un pico. El tipo está agachado entre dos coches con la jeringuilla preparada cuando un ninja aparece deslizándose entre las sombras.

De entre sus cosas ninjas el ninja saca una cerbatana y unos dardos, dardos venenos para provocar alucinaciones a sus víctimas; prepara la cerbatana y ¡ZUP! lanza un dardo al yonki clavándolo en su jeringuilla. Inyecta drogas alucinógenas en la jeringuilla doblando la apuesta, vaya jugada; vaya virtuoso del sigilo, vaya Mozart de lo ninja.  jeringuillazo¿El yonki? El yonki está bien, ni se ha enterado de que le han envenenado la droga.

Anuncios

Suelta lo tuyo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s