Vuelo libre.

Una noche sin venir a cuento la abuela se murió, pero como no nos dijo nada no nos dimos cuenta hasta por la mañana. No fue nada divertido, hubo muchas llamadas telefónicas muy tensas y muchos lloros y muchos familiares desconocidos que tenían que dormir en el salón de casa como si estuviéramos en una acampada rara.
Toda la familia se reunió para la lectura del testamento, no porque estuviéramos detrás de su dinero (que lo estábamos) sino porque la abuela había pasado los últimos años haciendo comentarios muy sibilinos sobre lo especial que iba a ser su entierro; comentarios muy crípticos sobre que nunca antes se había visto nada igual. No le contó a nadie el secreto, a la abuela le encantaban las sorpresas.

La abuela quería que lleváramos su cuerpo a la fábrica en la que había trabajado su marido para que lo plastificaran. No lo hacía por un extraño amor al lugar de trabajo del abuelo sino porque le iban a hacer un precio especial por ser viuda de un antiguo empleado. Por eso y porque la ilusión de su vida era ser plastificada al morir.
Le encantaba el tacto del plástico y quería pasar la eternidad atrapada entre dos superficies plásticas, envasada al vacío y aplanada como un sello.

Lo hicieron en el turno de noche porque había menos ajetreo en la fábrica y el encargado del turno había sido seminarista de joven. Metimos a la abuela en una máquina muy grande que cuidadosamente la comprimió y selló entre dos láminas de plástico; cuando acabó todo nos la llevamos a hombros y la colgamos en la pared del salón como si fuera una versión fotorrealista del hombre de Vitruvio de Da Vinci.

No joder, ¿Cómo íbamos a colgar un cadáver en el salón de casa? Vaya locura sería eso, tener a tus seres queridos colgados en el salón como si fueran un ridículo cuadro comprado en ARCO. Eso no le hubiera gustado nada a la abuela, a ella le gustaba la naturaleza, no estar en el salón todo el día viendo la tele sentada en el sofá.

Lo que hicimos fue doblar con mucho cuidado a la abuela para hacer un enorme avión de papel para después lanzarla al mar, fue muy bonito despedir a la abuela en familia hablando sobre los viejos tiempos mientras la veíamos volar hasta desaparecer en el horizonte.

Anuncios

Un pensamiento en “Vuelo libre.

  1. Pingback: Lo meta | LA COSA GRIS

Suelta lo tuyo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s