Vegana.

Una planta que es igual de verde que las demás pero oculta un alma negra como el infierno, una planta con instintos homicidas que ha decidido vivir matando y ha optado por atacar al eslabón más débil de la cadena devorando a sus propias hermanas clorofílicas cometiendo los mayores pecados que están al alcance de cualquier ser vivo, el fratricidio y el canibalismo; una planta que, en resumen, mata y devora a otras plantas.

sleepy-hollowNo se trata de una especie relacionada con las plantas carnívoras sino de un individuo vegetal que de forma independiente ha desarrollado la capacidad para asesinar a otros para devorarlos; su inclinación por el homicidio no se debe a la evolución sino al mero deseo de matar; de matar por el placer de acabar con una vida.
Nació como un árbol normal, un árbol platanero que crecía en un bosque junto a otros árboles plataneros normales hasta que un día empezó a matar.

No imagines una planta digna de un cuento de Lovecraft, no hay raíces prensiles ni espinas lanzadas como si fuesen arpones. Lo vegetal es totalmente opuesto al espectáculo e incluso una planta que mata otras sigue siendo un aburrimiento ante los ojos del espectador humano.
Es una planta normal, un árbol con su tronco y hojas que parece tan inofensivo como una lechuga o una farola. Como todos los grandes psicópatas el árbol caníbal pasa desapercibido en la masa del bosque

Sus crímenes se perpetran a plena vista, nunca descansa ni hace otra cosa que no sea matar pero este genocidio vegetal es invisible al observador humano.
El número de muertos producidos por este monstruo aumenta despacio, puede pasar meses acechando a su próxima víctima y años preparando su ataque, rodeándola con sus raíces y ramas en un abrazo mortal que para un testigo persona no planta no sería un acto homicida sino que incluso para los ojos de un diseñador gráfico podría ser una imagen metafórica de la unión amorosa.

Joder, que el árbol se convirtiese en psicópata por una disociación de la personalidad provocada por ser un árbol platanero pero no dar plátanos. Un trauma mental en una planta provocado por el lenguaje humano; un árbol que se vuelve loco al descubrir su propio nombre.
Mucha frustración en el árbol, muchas ganas de trascender aunque sea matando; buscar la inmortalidad a través del asesinato en masa no es viable cuando eres una planta y no hay nadie con la suficiente paciencia como para presenciar tus crímenes.

Anuncios

6 pensamientos en “Vegana.

    • No está bien ponerle a las cosas nombres que los definen o condicionan de alguna forma, el mundo natural está lleno de injusticias como las ballenas asesinas, los pájaros bobos, los perezosos y demás…

  1. Siendo esto una broma, es todo de lo más verdadero. Tanto el paralelismo que el artículo tiene en relación con la sociedad y los humanos, como que es verdad que hay muchas plantas que sobreviven en el entorno a través de matar a las otras especies de alrededor e invadiendo el terreno de forma masiva.

    Muy bueno, como siempre. 🙂

    • ¡Muchas gracias!

      La gente tiene a las plantas como símbolos vivientes de la vida y la tolerancia, creen que su aparenta inactividad y su alegre color verde son muestra de que las plantas no hacen ningún daño.
      Una planta que resulte ser un asesino en serie es sorpresa enorme, pero que encima se dedique a matar a las de su propia clase la convierte en un monstruo al que habría que encerrar y tirar la llave.
      (Encerrar a un árbol en una celda de una cárcel)

Suelta lo tuyo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s