Cocina carnívora.

Usar grandes filetes como sartén, moldear pequeñas ollas con carne picada y ponerlas al fuego; poner un filete más pequeño sobre el primero. Los auténticos gourmets juegan juntando carnes diferentes, pollo y ternera por ejemplo, recetas específicas basadas en esta técnica; delicatessen con pescado y buey, unos mar y tierra muy sabrosos en los que la carne no es un ingrediente si no un utensilio.

Se puede ir más allá, usar salchichas frescas para remover los estofados y que cojan sabor; cocinar un revuelto de verduras sobre un enorme bistec, un menú vegetariano servido con mucho cuidado para no llevarse nada de filete al plato.

Suelta lo tuyo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s