Pura magia.

putavoladora2Niña monja, muy niña y muy monja a la vez. No hay maltrato infantil ni adoctrinamiento solo una vocación religiosa profunda y sincera.

Pese a su condición hace vida normal, no hay tara ninguna, la niña está bien, está mejor que bien. Está mejor que tú y que yo, de hecho es mejor que tú y que yo.

Mira como vuela.

Lo terror.

-Las nubes tapan la luna.

Los niños se apretujaron entre escalofríos intentando no interrumpir la historia del monitor.

– Una señora se peina el pelo frente a un espejo. En otro espejo está reflejada una niña con un camisón blanco… ¡Letras japonesas se mueven en un papel!

Susurros aterrorizados se escuchan de entre el grupo de niños campistas, otros mandan callar.

-Una persona se arrastra hacia atrás, otra anda hacia delante retorcido de forma extraña. Otra persona se arrastra pero ésta hacia delante.

El monitor deja que el miedo caiga sobre los jóvenes scouts mientras se prepara para su parte favorita.

-Frente al mar un hombre con un trapo blanco en la cabeza señala hacia la derecha. Su derecha. Un ojo con una letra japonesa dentro parpadea. .
Un pozo en medio del bosque…

Los niños gritan aterrorizados, algunas lloran, otros se han quedado pálidos y tendrán pesadillas esta noche.

tumblr_mcglwm2tDu1qke7z9o5_500Joder; narrar lo que se ve en el vídeo de The Ringu, el vídeo maldito en torno al que gira toda la película. Conseguir el terror con una descripción objetiva de un fragmento aislado de una película de terror.

Dar el callo.

10426818_10152487300597264_3637811925519815424_n

Un señor considerado un santo sin más mérito que el haberse pasado la vida al sol apoyado en la pared de la iglesia de un pueblo de mierda, un viejecillo de piel arrugada y crujiente de tanto haber estado a la solana.
No se le conocen familia ni amigos ni casa; los más viejos del lugar dicen que sencillamente un día apareció ahí y que cuando llegó ya estaba acartonado de tanto sol. Desde entonces han pasado más de ochenta años y nunca nadie ha conseguido sacarle una palabra o descubrir de dónde ha venido.

Mucha dedicación a una mortificación vacía de significado que sus vecinos han interpretado como una penitencia religiosa.
Han sido muchísimos años de ver a ese hombre sufrir silenciosamente, toda una vida dedicada a la inactividad y el bronceado; se ha convertido en un símbolo del pueblo, lo ha puesto en el mapa, su foto aparece en las guías turísticas e incluso ha aparecido en el vídeoclip de un famoso rapero1 de la capital.
Sin moverse de la pared ha conseguido más fama que nadie del pueblo hasta el punto de que toda la estructura económica local depende del dinero de los que que acuden en peregrinación para ver tan curioso fenómeno.

Al párroco local no le queda otra que aceptar este fenómeno pero no puede evitar sentir celos por este personaje, celos de su aparente santidad y de la atención que recibe pese a no haber hecho nada más que estar de píe.
La fe es un asunto muy serio para un cura y no puede dejar de plantearse si ese bronceado es una muestra de desequilibrio mental o una forma exótica de fervor religioso.

El asunto es que hoy el santurrón tostado ha muerto. Parecía que tenía un día como otro cualquiera de estar de píe junto a la puerta de la iglesia pero el olor a barbacoa le delató; tantos años de cocción a fuego lento tenían que acabar en desgracia inevitablemente. Cuando el médico confirmó el fallecimiento el pueblo tomó la noticia no como la muerte de un yonki arrugado sino como una señal del fin de los tiempos.
El ayuntamiento arde mientras en la plaza los vecinos se enzarzan en una multitudinaria orgía apocalíptica.

Ante tal panorama el cura se vio obligado a tomar medidas drásticas y a falta de un título en medicina y sabiendo que la muerte es irreversible independientemente de la supuesta santidad u origen divino de cada uno decidió hacer aquello que se supone que deben hacer los curas, decidió obrar un milagro para devolverle la vida al bicho este.

Joder, utilizar una reliquia religiosa, un dedo de San Raimundo2 el de los Dedos Largos, para resucitar a un presunto santo. Darle a un muerto con un otro muerto e intentar sacar chispa para arrancar el motor.


1No voy a hacer publicidad de dicho rapero porque rechazo totalmente su discurso de gorras ladeadas y pantalones caídos.
2Tenía los dedos lo suficientemente largos como para ser considerado santo solo por eso.

Locomotal

La invención de la locomotora hacia 1820 fue una aventura que atrajo la atención de todo el mundo civilizado.
Eran otros tiempos y otra humanidad, aún no acostumbrada al confort y al abuso de la tecnología; una época en la que gente no se atrevía a bostezar ante una maravillosa locomotora humeante.
Habían sido mucho milenios de dolor de huevos montando a caballo, muchos días a contraviento del establo del vecino, muchas piernas hundidas en boñigas hasta la rodilla, mucha coz en la cara también.

El pueblo clamaba por el cambio, miles de personas llenaban las calles y las plazas unidas pidiendo nuevos medios de transporte que no involucrasen ni caballos ni bueyes.
Y lo héroes llegaron. Superhombres decimonónicos manchados de grasa y aceite, con las cejas quemadas por acercarse demasiado a los hornos; personas de carne y hueso no muy diferentes de ti salvo por que ellos llevan muertos cien años y aún seguimos hablando de ellos.

Los concursos y exhibiciones de nuevas locomotoras eran un espectáculo habitual al que asistían miles de personas para romperse las manos aplaudiendo. El público del siglo XIX era impresionable y agradecido, las multitudes aclamaban a ingenieros y máquinas por igual, maravilladas ante máquinas capaces de moverse a veinte kilómetros por hora.

Cada nueva estación construida en un pueblo era celebrada como el nacimiento de un nuevo dios, con coros infantiles que loaban la llegada de la máquina maravillosa y vírgenes que lanzaban flores a su paso; la expansión del ferrocarril fue una aventura que trajo las bondades del mundo moderno a lugares tan distantes como Lugo o Bombay.
Por primera vez la humanidad estuvo unida gracias a los sueños de unos pocos hombres y varios millones de toneladas de hierro.

200284960-001Joder, que en un pueblo se volviesen locos y llevasen el tren a la iglesia, que desviasen las vías para hacer pasar el tren por encima del altar. Que ofreciesen en matrimonio a la más guapa del pueblo, que obligasen a una mujer a casarse con un tren.
Joder, que no ofreciesen a una mujer; que de forma totalmente contraria al sentido común pensasen que una locomotora es de género femenino y le ofreciesen un hombre en matrimonio.

Calcetines esquivos.

Unos padres primerizos muy preocupados por la desaparición de los calcetines de su hija primogénita. Al principio se lo tomaron a broma, creían que se perdían en la colada o que la niña los extraviaba en los cajones y se limitaron a comprarla calcetines baratos, calcetines de mercadillo con bordados torcidos que parecen hechos por y para supervivientes a una guerra nuclear pero con el tiempo eso no fue suficiente. La niña no perdía muchos calcetines, los perdía todos.

Calcetines comprados por la mañana desaparecían durante la noche y la única forma de evitarlo era quitárselos a la niña al acostarla y guardarlos en otra habitación. Al día siguiente el cuarto de la niña amanecía revuelto como si la niña hubiese pasado la noche en vela buscando sus calcetines por todas partes pero ella siempre lo negaba todo y parecía incluso asustada.
Ante la perspectiva de que la niña pudiese tener un problema de sonambulismo la llevaron a un psicólogo infantil para tener una tercera opinión, buscando una voz autorizada que les explicase que es totalmente normal que un niño haga desaparecer sus calcetines, que su niña es normal y no es necesario drogarla con sedantes ni encerrarla bajo llave.

Calcetines-de-Kiabi_gallery_landscape

Pero no, el psicólogo les dice que la niña le ha explicado entre lágrimas que cada noche la visita un fantasma y la roba sus calcetines y que eso en la profesión suele significar que algo horrible sucede en esa habitación durante la madrugada.
Dice todo esto con voz muy calmada hablando sobre el subconsciente y trastornos del sueño pero sus ojos dicen otra cosa, sus ojos miran a la madre diciendo “te has casado con un pedófilo”.

La madre no se lo plantea en absoluto, son un matrimonio moderno que no cree en la psicología y prefiere confiar en la tecnología así que juntos instalan en secreto una cámara oculta en el cuarto de la niña y al día siguiente tras la habitual desaparición de calcetines y el llevar a la niña al colegio se sientan juntos en el sofá para ver el vídeo.

Joder, que realmente haya un fantasma que recoja los calcetines de la niña y después se desvanezca delante de la cámara; joder, que el fantasma sea el de Michael Jackson.
Habrá quien no crea esta afirmación, habrá quien crea en fantasmas pero vea imposible que el fantasma de Michael Jackson se pueda aparecer en la casa de una familia de clase media española, como creyendo que eso son demasiados eventos paranormales al mismo tiempo.
Michael Jackson está muerto, tan muerto como tus abuelos y como muerto que es tiene el derecho el deber de aparecerse a personas vivas. Que en vida fuese un estandarte de la cultura pop no le hace ajeno a la tradición fantasmal, su fantasma es tan perfectamente plausible como el de una monja decapitada durante la invasión napoleónica.ghostaAhora que saben que su hija no está loca (y que el padre no es un pedófilo) están muy emocionados sabiendo que Michael Jackson visita a su hija cada noche. Les gustaría saber por qué el rey del pop da un trato privilegiado a su hija pero entienden que hay misterios que la razón humana no puede sondear y prefieren no hablar del tema y agradecer en silencio este contacto cercano con el más allá.

¿Vaya padres más irresponsables no? No digo que no sea posible sentirse orgulloso por la visita del fantasma de un famoso, pero quizás tendrían que plantearse que hay algo sucio en todo esto, que no hay ninguna razón lógica por la que un fantasma (un fantasma americano además) pueda necesita unos calcetines y que la desaparición de los calcetines del universo material está desgastando el tejido de la realidad y que las consecuencias se escapan por completo a nuestro control.

Rito y mito

Lo de encender velas en las iglesias, ese vestigio pagano en medio de un templo cristiano. El fuego ha sido el centro de muchas culturas religiosas, también de muchos rituales laicos como las olimpiadas o las cenas románticas. En la religión católica el fuego se ve reducido a pequeñas velitas pero no por ello ha sido olvidado, no hay iglesia en la que falte un pequeño rincón para el fuego sagrado aunque sea repartido en minúsculas porciones. Es algo que define el templo igual que las estatuas y los altares.

Para muchas personas el encender una velita en misa es tanto o más importante que la propia misa en si; hay muchas señoras mayores que se han olvidado hasta de sus nietos pero que no dudan en prender su velita en cuanto entran en la iglesia. Incluso las hay que encienden todas las velitas, que traen velitas de casa para sustituir las gastadas; señoras muy dedicadas al alumbrado de esas llamitas, apasionadas incluso.

2eclesiaJoder, que una de esas señoras encienda su vela con una antorcha, una antorcha grande y rústica; una abuela entrando a una iglesia con una antorcha encendida como si fuese un vikingo asaltando un monasterio del siglo X, un monasterio del siglo X en el siglo X.
Que use la antorcha en llamas como si fuese un taco de billar, que encienda las velas una a una con mucho cuidado

No joder, no nos riamos de la vieja. Ella no se mete con nadie, ella vive su religiosidad en paz sin inmiscuirse en nuestras vidas. No viene al blog a dejarme comentarios por hacer bromas tontas sobre curas, no debería yo tampoco joderla a ella.

Para ella lo de encender la velita es catárquico, es su único momento de relación directa con dios. Todo lo demás en la misa le sabe a poco. Cristo no es más que una estatua y el sermón podría haberlo escuchado en casa a través de la radio; incluso la hostia le sabe de segunda mano y nunca se ha creído del todo el asunto de la transustantación.
Pero la velita no, la velita es suya. La velita es su pequeño mensaje a dios, es su “Estoy aquí” a un ser omnisciente y omnipotente.

Ayudémosla, hagamos lo que sea para que esta señora sea feliz; pongamos todos los medios posibles,  hagamos presupuesto por ella. Pongamos en juego medios dignos de la NASA, medios dignos de la FIFA, usemos maquinaria pesada por la señora.
El mensaje nunca va a llegar eh, es imposible. Quitaros de la cabeza cualquier idea sobre que algún dios exista y sea consciente del encendido de esa vela. No divaguéis tratando de imaginar cómo de grande tiene que ser un fuego para que Dios lo vea. Dios no existe.
Aquí lo único real es el encendido de velas como ritual, como experiencia religiosa, como acto mágico.
Eso y la felicidad que la señora consigue al realizar su ritual.

Joder, extendamos el ritual, démosle a la señora aquello que la hace feliz, pongámosla más velas delante, expandamos el horizonte de velas.

linea2No podemos hacer una línea de velas eterna, eso es imposible y hoy estamos jugando con las cartas descubiertas, hoy no valen imposibles. El espacio es finito aunque no conozcamos los límites del universo, así que descartemos una abstracción como esa. Sí, es cierto que podríamos poner tantas velas en fila que la señora nunca llegaría al final, pero eso sería un poco estúpido.

La mejor opción es que tracemos una circunferencia de velas del tamaño exacto para que la señora pueda encender una vela y la siguiente y la siguiente, pero que al momento de completar el círculo la primera vela ya se haya consumido. Plantemos a la señora en el centro de un circuito de velas en el que siempre tenga la posibilidad de encender la siguiente.
circuloEs un buen lugar para la señora, ella no necesita de nada más. Vivirá feliz en su prisión de micro-rituales religiosos, sintiéndose parte de la gran épica cristiana como uno de esos ermitaños que se recluían en cuevas o celdas.
Al menos ella tendrá sitio para estirar las piernas.

 

Crucifixión hoy II

¡Si quiere saber más sobre la crucifixión sigue el link!
¡Crucifixión hoy!

DSC_0673

Crucificar a gente fiestera, a gente joven y gambitera que una noche está tomando unas copas por ahí y de pronto por la mañana se encuentran clavados a una cruz en medio del monte; crucificado y con resaca además.
No se le crucifica por salir de fiesta, se le crucifica por que sí, para completar el cupo de crucifixiones diarias.

Es una crucifixión limpia, rápida, casi quirúrgica. No hay maltrato ni abuso de poder, no recibe golpes de más, solo tres buenos martillazos que lo dejan fijado a la madera. Se busca evitar la violencia; esta crucifixión no es un castigo, es un mensaje a la sociedad.

El joven crucificado solo ha tenido mala suerte, esto le podría haber pasado a cualquiera; la crucifixión no discrimina a nadie, nos pone a todos igual. Las horas de gimnasio, los tatuajes étnicos y los vaqueros caros no te hacen ajeno al mundo de la crucifixión; las modas del siglo XXI no te distancian de la madera y los clavos.
La crucifixión es algo intemporal.

DSC_0674Joder, que le den la vuelta al reloj al crucificarle, que se lo giren en la muñeca para que la esfera quede hacia afuera, para que pueda mirar la hora estando ahí subido.

En el Pozo.

Un pozo del que no se saca agua, se sacan cubos. Baldes, cubos normales, de madera, todos de las mismas dimensiones, todos iguales, todos los cubos que quieras.
Es un pozo milagroso,  una grieta en nuestra comprensión del mundo físico. Nadie sabe nada, ni quién lo hizo ni cuando; ni siquiera se conoce su profundidad.
Todo lo que se sabe del Pozo es que si lanzas una cuerda dentro tendrá un cubo atado cuando la saques. Sin ruidos, ni luces, solo un cubo que surge majestuosamente de dónde no había nada.
No te hagas el listo y tires un cubo al Pozo a ver qué pasa. No pasa nada. No exprimas más el milagro, no intentes sacarle más jugo, no fuerces la mano, tienes un puto prodigio ahí y vas a romperlo de tanto mirarlo.
A mi no me lías con tus juegos perversos, yo creo en el pozo tal cual es.

6x12_DesmondAndTheWell

Funciona y eso es todo lo que sabemos. No sabemos lo que hay en el fondo, no sabemos si hay otro universo o putos gnomos fabricando cubos sin parar. Ninguna religión lo ha reivindicado como prueba de su fe, ninguna secta ha intentado interpretar el significado del flujo constante e interminable de cubos que salen del Pozo. Hay muchas buenas profecías en torno a pozos mágicos pero ninguna habla sobre cubos.
Puedes dedicar tu vida a sacar cubos del Pozo y no acercarte jamás a sus secretos.

Lo único que se sabe con seguridad es que es imposible sacar provecho del Pozo. De alguna forma funciona de tal forma que es un Pozo mágico totalmente a prueba de explotación. Por supuesto que puedes seguir vendiendo los cubos que saques y que en caso de extinción de la flora arbórea el Pozo sería una fuente infinita de madera útil; pero el Pozo no funciona según tus fantasías, funciona por y para los cubos y resulta imposible que sacando cubos del Pozo puedas tener más cubos de los que tendrías si los consiguieses de forma normal.

No hay magia fuera del Pozo eh, no desaparece un cubo por cada uno que sacas, no hay ojo por ojo.
Lo que sucede es que para sacar un cubo del pozo tienes que gastar exactamente la misma energía y tiempo que gastarías para hacer un cubo por tus propios medios. Y el tiempo varía con cada persona, no solo en función de su potencia física sino de su habilidad y experiencia; de hecho el pozo se adapta a cada persona a través del tiempo reflejando siempre de forma precisa el tiempo que tardaría en talar un árbol, extraer un bloque sólido y ahuecarlo y tallarlo dándole forma de cubo.
No hay atajo posible, el pozo es más sencillo sí, pero hablamos de pasar horas tirando de una cuerda y cuanto peor seas haciendo cubos de forma tradicional más tiempo tardarás en sacar uno del pozo. Si descuidas tu habilidad para fabricar cubos podrías pasar años tirando de la cuerda; podrías morir con la cuerda en la mano sin nunca haber conseguido sacar el cubo. No puedes descuidar el camino del cubo si quieres tomar el camino del pozo, hay un límite incluso para los milagros.

-¡Espera un momento! ¿Qué es eso de que la forma tradicional de hacer un cubo es coger un bloque sólido y ahuecarlo? ¿Cubos hechos de una sola pieza? ¿Es eso lo normal? ¿Quién ha decidido qué es lo normal aquí? ¿Los cubos de tablas no son normales ahora? ¿No son lo bastante buenos para ti? ¿De pronto hay cubos que estás bien y cubos que están mal?
Hay gente que ha dedicado su vida al noble oficio de la tonelería y ahora vienes tú para decirles que esa no es la forma correcta de hacer cubos; que los cubos de verdad tienen que ser como le gustan a tu Pozo mágico. Vete a tomar por culo y deja de meterte con el trabajo de los demás.

woden_bucket.jpg829a34ae-3bdb-4a7e-9a40-76c46221b3feLarge

-Joder que estoy viendo los cubos que salen de tu Pozo de los cojones y ni siquiera son de madera sólida, son de tablas. Imbécil, que no vales ni para inventarte mierdas ya.

Corriente.

2013-06-03 16.10.30

Un confesionario, un mueble dedicado exclusivamente a contener pecados. Está hecho con madera buena, madera noble que puede resistirlo todo y además ser acogedora.
2013-06-03 16.09.29

Es de madera pero está adaptado al mundo moderno, tiene toma de corriente.

2013-06-03 16.09.42El enchufe no es de madera noble, es de plástiquete pero eso no lo hace peor. No hacen falta materiales buenos para una conexión eléctrica. No es como si estuviésemos intentando comunicarnos con dios. No hay dios al otro lado del enchufe, solo hay electricidad.