BORGIA TROTSKY Variaciones sobre asesinatos de ayer y hoy.

Personajes y acontecimientos históricos que chocan a gran velocidad y se transforman en un amasijo retorcido de hechos y rumores sin sentido. Imágenes muy deformes resultado de conducir borracho por el túnel del tiempo.

Los Borgia, la familia con peor fama del renacimiento pese a que nadie puede decir quién mató a quién y si realmente eran envenenadores o es que eran muy (MUY) malos preparando cócteles en las fiestas.

Trotsky, el afamado revolucionario ruso que se exilió para huir de Stalin solo para acabar siendo asesinado en Mexico a golpes de piolet1 por no sé qué discrepancias sobre el internacionalismo de las ideas comunistas.

Joder, que se intercambien los puestos, que Trotsky muera envenenado, que le pongan un piolet en la comida y muera entre horribles estertores por no reconocer un útil de escalada en el plato.

trotsky2

1¡Un piolet en Mexico! Matar con cosas muy ajenas al territorio en el que matas, elegir el arma asesina buscando en el trastero entre las cosas que ya no usas.

Sobre la futilidad de la existencia.

Llorar sinceramente por la muerte natural de una cabra de hace casi cuarenta años, levantar el puño hacia el cielo y maldecir al águila, al cámara y al director; insultar muy fuerte a Felix Rodriguez de la Fuente.

No lloréis, estamos en el 2015, esa cabra ya habría muerto de vieja.

MENOS DRAMA.

Servicios.

 

fernSeñalar los baños de caballeros en una gasolinera con un retrato del siglo XV, creer que la clientela se sentirá identificada con un sujeto andrógino que cree que el sol gira alrededor de la tierra.

isaUtilizar a un travesti calvo del siglo XV para anunciar los servicios de mujeres.

2014-03-10 17.53.17Llegar al límite, inventarte una silla de ruedas tardomedieval y usarla como cartel para indicar los servicios para personas con movilidad reducida.

A la postre.

Descubren evidencia arqueológica de una inédita cultura del Paleolítico que practicaba que producía una repostería MUY fina. No han encontrado los postres, hace miles de años que se los comieron, pero sin duda los delicados moldes para horno que han sido hallados fueron usados en la preparación de recetas tan avanzadas como el Coulant™ por ejemplo.
Moldes para horno de hace 20.000 años, tallados en piedra con golpes muy delicados.

postre

-¿Has dicho un Coulant™? ¿Cómo van a hacer un Coulant™? Ese postre fue inventado en 1981. Está patentado. Joder si hace 20.000 ni siquiera se comía chocolate, no había ni gente en América para saber lo que era el chocolate.

-Ya sé que está patentado, pero eso no significa que hace 20.000 años una persona pudiese hacer su propio Coulant™. Hablamos de miles de años, estoy seguro de que en todos ese tiempo fueron capaces de crear un Coulant™.

Personas como tú y como yo, ni mejores ni peores pero capaces de aprovechar todos los medios a su alcance para cocinar sus propios postres.

-Pero que no había chocolate.

-Que no usaban chocolate, usaban lo que tenían más a mano y les salían putos Coulants™ riquísimos, a partir de piedra y barro hacían Coulants™ con sabor a chocolate. No hace falta chocolate para llegar al chocolate.

Culturas muy primitivas pero capaces de esfuerzos teóricos muy complejos, recetas muy estudiadas pero hoy perdidas por haber sido inventadas antes de la creación de los libros de recetas.

Joder, que todo esto se diese en una cultura prehistórica de extremo oriente, que fuesen personas chinas1 del remoto pasado, la cultura china adelantándose miles de años para llegar a una repostería que hoy día no practican.

posrtre2

1Personas chinas y chocolate, el ying y el yang, lo amarillo y lo marrón.

Airecillo.

Un castillo polvoriento y remoto cuyo reclamo turístico es tener una corriente de aire que se mantiene constante desde época alto medieval. Una corriente de aire B.I.C., una corriente que es Bien de Interés Cultural y forma parte del patrimonio nacional y como tal es estudiada y conservada para las generaciones venideras.

Las primeras menciones sobre la misma se encuentran en las notas al margen de un documento documento de la época relativo a la venta de un par de vacas.

He hecho que azoten a la cocinera por no cerrar la puerta de la despensa.1Entra mucho aire.

Historiadores muy emocionados al sentir el airecillo, risas de niño en boca de catedráticos con gafas redondas de esas que no se hacen desde que los años setenta y compran por encargo a través de una tienda que solo trabaja con la élite del pensamiento humanista. Un monumento casi2 milenario por el que generaciones de habitantes del castillo lo han dado todo,
Sangre, sudor, lágrimas; muchos fluidos corporales derramados3 por defender dos vanos arquitectónicos y la corriente de aire que se forma entre ellos.

El aire viejo tiene un noséqué de tradición, evoca otras épocas, una españa medieval y tenaz en la que la gente trabajaba unida por mejorar las cosas.
Precisamente esta corrientilla de aire es una tradición, un símbolo del desorden y el caós del que venimos. Durante siglos se ha preservado para recordar a jóvenes acomodados que si no fuese por el trabajo duro no habría castillo y todo serían corrientes de aire.

Joder; que haya peleas por la herencia, que dos hermanos no se hablen porque “a ti nunca te importó la corriente de aire”. Rupturas familiares irreparables por un fenómeno atmosférico-arquitectónico de valor incalculable.

1Puto medievo.
2Ese casi, esa puñalada en el pie literario.
3ETA poniendo una bomba en una corriente de aire.

Locomotal

La invención de la locomotora hacia 1820 fue una aventura que atrajo la atención de todo el mundo civilizado.
Eran otros tiempos y otra humanidad, aún no acostumbrada al confort y al abuso de la tecnología; una época en la que gente no se atrevía a bostezar ante una maravillosa locomotora humeante.
Habían sido mucho milenios de dolor de huevos montando a caballo, muchos días a contraviento del establo del vecino, muchas piernas hundidas en boñigas hasta la rodilla, mucha coz en la cara también.

El pueblo clamaba por el cambio, miles de personas llenaban las calles y las plazas unidas pidiendo nuevos medios de transporte que no involucrasen ni caballos ni bueyes.
Y lo héroes llegaron. Superhombres decimonónicos manchados de grasa y aceite, con las cejas quemadas por acercarse demasiado a los hornos; personas de carne y hueso no muy diferentes de ti salvo por que ellos llevan muertos cien años y aún seguimos hablando de ellos.

Los concursos y exhibiciones de nuevas locomotoras eran un espectáculo habitual al que asistían miles de personas para romperse las manos aplaudiendo. El público del siglo XIX era impresionable y agradecido, las multitudes aclamaban a ingenieros y máquinas por igual, maravilladas ante máquinas capaces de moverse a veinte kilómetros por hora.

Cada nueva estación construida en un pueblo era celebrada como el nacimiento de un nuevo dios, con coros infantiles que loaban la llegada de la máquina maravillosa y vírgenes que lanzaban flores a su paso; la expansión del ferrocarril fue una aventura que trajo las bondades del mundo moderno a lugares tan distantes como Lugo o Bombay.
Por primera vez la humanidad estuvo unida gracias a los sueños de unos pocos hombres y varios millones de toneladas de hierro.

200284960-001Joder, que en un pueblo se volviesen locos y llevasen el tren a la iglesia, que desviasen las vías para hacer pasar el tren por encima del altar. Que ofreciesen en matrimonio a la más guapa del pueblo, que obligasen a una mujer a casarse con un tren.
Joder, que no ofreciesen a una mujer; que de forma totalmente contraria al sentido común pensasen que una locomotora es de género femenino y le ofreciesen un hombre en matrimonio.

Sobre el Ku Klux Klan.

Puto Ku Klux Klan.

No hay nada malo en que la gente se disfrace de fantasma, los disfraces por definición son algo inofensivo; miles de personas vestidas con túnicas blancas y capuchas portando antorchas no deberían evocar el temor y la violencia; es posible que en otro universo el Ku Klux Klan sea una organización festiva que organice barbacoas multitudinarias pero en el nuestro han elegido el camino del odio y por tanto son despreciables para este blog.

Aunque en nuestro mundo predomina la paz y la concordia entre los pueblos la simple ideología del Ku Klux Klan tiene miles de seguidores, seguidores que son personas; personas normales como tú que que solo se diferencian en que no les gustan nada las personas negras igual que a ti no te gustan las nueces o el tenis por ejemplo.
Su condición de racistas violentos no les hace ajenos al conjunto de la experiencia humana, un miembro del KKK podría por ejemplo visitar el Museo Reina Sofía o incluso exhibir en él una instalación escultórico-arquitectónica en la que reflexiona sobre la impresión estética del entorno en la condición humana del hombre del siglo XXI.

La estadística dice que el Tripler Klaner medio es un paleto flacucho que, no importa cuando leas esta frase; está borracho perdido vomitando sobre su propio sofá. Pero más allá de la estadística hay una realidad de miembros que tienen vidas mejores que la tuya.
Tras su fachada de palurdos se esconde una organización muy compleja, una telaraña de relaciones humanas en cuyo centro se sitúa como líder un arrugado anciano de 150 años que vive oculto en una cabaña en lo más profundo de las ciénagas de Florida.
Este asombroso ser dirige la organización dictando sus ideas, ideas oxidadas cargadas de tétanos que escupe entre espumarajos de rabia sin dejar de amenazar con el bastón a sus propios seguidores.

Pese a su edad se mantiene como líder gracias a sus grandes cualidades como propagador del odio; se dice que usando únicamente su racismo es capaz de incendiar una cruz pero estas exhibiciones de poder suponen un gran desgaste físico que su cuerpo centenario no puede soportar. Para mantenerle con vida han de transplantarle periódicamente nuevos órganos y miembros frescos donados por compañeros del Kluxa Klan.

Todas estas operaciones se realizan en secreto en una clínica privada dirigida y mantenida por el propio Klan usando técnicas que según las facultades de medicina son imposibles pero mantienen vivo a este hombre introduciendo en su cuerpo nuevos pulmones, corazones y demás casquería necesaria para vivir.
Transplantes de cerebro incluso, hazañas solo conseguidas por cirujanos racistas del Klan para introducir la conciencia de su líder en un cuerpo joven y fuerte desde el que pueda continuar la lucha; la victoria total de la mente sobre el cuerpo.

Imagen exclusiva del líder del Klan junto a uno de sus colaboradores.

Joder, que en un momento dado haya una confusión muy compleja y de alguna forma transplanten al líder del Ku Klux Klan al cuerpo de dos enanos; que su mente quede dividida en dos partes exáctamente iguales cada una contenida en una persona pequeña.
Que el Klan se extienda gracias al esfuerzo por duplicado de su líder convertido en dos enanos, que miles de palurdos acudan a los discursos y encuentros liderados por uno de estos racistas de tamaño compacto.

Ergonomía.

LightningStrike

Te cae un rayo y viajas al pasado, viajas al medievo. Es una época dura pero es más duro que un rayo te deje muerto en el suelo y a tu viuda y a tus hijos los llamen “los de el del rayo”.
Tu mujer va a envejecer y morir sin saber nunca qué ha sido de ti, sin saber si la has abandonado o te sucedió algo. Pasará años visitando morgues para ver cadáveres de desconocidos con la esperanza de verte otra vez aunque sea frío y sobre una camilla.
Pero no, tranquilo; estás bien.

Has aparecido en medio de un descampado medieval y mientras deambulas buscando el portal de tu casa te atracan (un atraco medieval) y te roban hasta los calcetines, te roban sobre todo los calcetines. A duras penas consigues llegar hasta un castillo y ahí es donde por fin comprendes que has viajado al pasado.
Y lo aceptas, lo asumes muy rápido. Afrontas la situación y en pocos días has conseguido convertirte en la mano derecha del reyecillo local gracias a tu inteligencia y al buen estado de tu dentadura.

Intentas no llamar demasiado la atención, parecer un tipo listo pero no aprovecharte de tus conocimientos del futuro, no quieres inventar la máquina de vapor y reescribir la historia de la humanidad.
Es fácil ayudar a estos paletos, se asombran ante simplezas como un felpudo o un pelapatatas (lástima que no hay patatas). Hicieron una fiesta en la iglesia el día que les enseñaste el retrete. No has vuelto a pagar por follar desde entonces.
A veces piensas en tu mujer pero la verdad es que siempre has sido un putero.

Una mañana te despiertas inspirado y decides traer la ergonomía al pasado, has decidido que hacen falta más barandillas, más escaleras, más rampas, más escaloncitos, más reposabrazos, más reposapies, más cojines, más toallas también. No entiendes cómo pueden vivir en estas condiciones así que hablas con un constructor local y os lanzáis a la empresa de hacer la vida un poco más cómoda en este pequeño rincón del medievo castellano.

Joder, cargarte la historia poniendo escaloncitos. Alterar el natural devenir de la sociedad con pequeños empujones de confort. Ser culpable del ascenso de una civilización tiránica a la que has enseñado los secretos del diseño.
Conquistar el mundo con catapultas cómodas, catapultas hechas pensando en el usuario. Siguen sirviendo para lanzar piedras sobre otras personas pero ahora tienen más superficies mullidas. Lo mullido está en la catapulta, la piedra sigue siendo de piedra.

Historia viva.

La perra favorita de Hitler se llamaba Blondi. Tenía otros perros y además estaba muy ocupado tratando de conquistar Europa pero siempre tenía un momento para jugar con ella. Incluso en los peores momentos de la guerra siempre tenía tiempo para sacarla a pasear y que estirase las patas. En los últimos días de Berlín Blondi se mantuvo alegre y fiel a su dueño, cuando todo el Reich se desmoronaba ella nunca dejó de estar a su lado.

blondi

Hoy día todo lo que tenemos para recordar a Blondi es una placa de mármol en un monumento soviético de Treptower Park. Es una magnífica escultura pero en ella Blondi no aportó gran cosa, solo son unos pocos palmos de piedra apenas distinguibles del resto salvo por la erosión propia del persistente desgaste de la orina.
Durante años Hitler paseó a Blondi por los jardines de la Cancilleria y ella por algún capricho de su mente animal tenía el hábito de mear siempre en la misma esquina, no importaba que ya hubiese meado antes siempre reservaba unas pocas gotas para ese preciso lugar.
Cuando la Rusia soviética conquistó Berlín demolieron el edificio y construyeron un monumento con sus restos.

monumento

Diariamente llegan a Berlín cientos de personas atraídas por el turismo nazi y Treptower Park es por supuesto una para obligatoria en su visita. No todos llegan enterados de la pequeña curiosidad que representa la marca de meada de Blondi, algunos ni siquiera saben nada sobre la perra. Pero cuando el guía la señala todos se levantan la cámara para poder tener una imagen de ese pequeño trozo de historia.

El asunto es que aparte de turistas normales también acuden neonazis que quieren sentirse cerca de sus héroes y ven en esa vieja meada de perro un vínculo directo con su querido Fuhrer. Traen regalos para Blondi: huesos, collares de perro, flores, salchichas frescas que dejan junto al monumento en recuerdo a la más fiel seguidora de Hitler.
Traen a sus perros y les hablan sobre el sueño de Hitler y cómo trató de hacer el mundo un lugar mejor, les explican que en ocasiones tienes que luchar por lo que crees que es justo. 

monumento5

Los más devotos se unen para aupar a sus perros al monumento para que olfateen la mancha y meen en ella. Creen que así sus perros quedarán imbuidos de la esencia de Blondi y eso les acerca a ellos a Hitler. No hablan de ello pero algunos en sus mentes visualizan una especie de circuito en el que la energía nazi pasa de Hitler a Blondi a través del cariño, de Blondi a la piedra en forma de orín para volver a hacer el camino inverso entrando en el perro a través del orín y en ti a través del cariño del perro.
Lo cual no tiene ningún sentido porque no entra orín en el perro, el perro no coge nada de la mancha, solo pone un poco más de meada en ella. De hecho el perro no entiende nada de lo que está pasando.